Skip to content

Mujer pierde a su marido por cáncer de cerebro después de un diagnóstico erróneo de ‘infección de los senos nasales’, ‘Este es un viaje de curación sin fin’ – Love What Matters

16 Julio, 2021

“¿Has amado a alguien con todo lo que sabes y tienes? Para estar tan en sintonía con ellos, ¿los conocía más de lo que se conocía a sí mismo? Sí … Su nombre era Raymond Rotolo, y era mi fuerte guerrero como esposo.

Ray y yo nos conocimos en el verano de 2003 cuando tenía 17 años. Ray tenía 20 años y era puro destino … Verás, nos conocimos en una boda en la que ni siquiera se suponía que debía estar. Ray era el mejor amigo del hermano del novio y mi hermana mayor era la compañera de trabajo de la novia y necesitaba una cita de último momento para la boda. Ray y yo nos pasamos todo el tiempo riendo y, al final de la noche, me pidió mi número. Tres días después, me preguntó en nuestra primera cita; para ver los fuegos artificiales de Glendale Heights. Fuimos inseparables después de eso.

Cortesía de Krystal Rotolo Cortesía de Krystal Rotolo

Ray y yo nos casamos el 10 de octubre de 2008. La vida tuvo sus altibajos. Tuvimos problemas de comunicación, problemas de dinero, dolores de crecimiento típicos de una pareja joven que intentaba vivir juntos la vida adulta, pero nos teníamos el uno al otro y a nuestros hermosos perros, Maya y Kody. Fueron nuestros hijos a lo largo de los años mientras yo luchaba contra la infertilidad. Siempre supimos que no importaba lo difícil que fuera la vida y todos los obstáculos, estábamos destinados a estar juntos.

Cortesía de Krystal Rotolo

El tiempo se detuvo en una fría mañana de domingo del 7 de octubre de 2012. Ray se había despertado con una terrible migraña. Ray nunca se enfermó. Era el epítome de una persona sana de 29 años. Medía 5 pies 11 y pesaba 225 libras, jugaba sóftbol varios días a la semana y era un electricista sindical que se rompió el culo en ese sitio de construcción 5-6 días a la semana. Sabía en mi interior que algo no estaba bien.

Esperamos 3 horas en la sala de emergencias para que nos llevaran de regreso y nos dijeron que estaba experimentando una infección de los senos nasales. Por supuesto, después de los analgésicos se sintió bien, pero sabía en el fondo de mi alma que algo no andaba bien con él … Le pedí al médico que ordenara una tomografía computarizada. Me dijo: ‘No es necesario. Mira, está bien. Fue entonces cuando aprendí que los médicos no siempre tienen la razón y que usted es su único y mejor defensor en el mundo médico.

Cortesía de Krystal Rotolo

Le exigí que ordenara una tomografía computarizada y fue entonces cuando se produjo una pelea de gritos en toda regla. El médico finalmente dijo: ‘Está bien, está bien, ¡ordenaré la tomografía computarizada! Verá que sus senos nasales están inflamados y SI hay algo en el cerebro, que sé que no lo hay, lo veremos ‘. Fue llevado a CT y 15 minutos más tarde, estaba de regreso y molesto porque se había perdido el saque inicial de sus amados Chicago Bears. Era un manojo de nervios pero sorprendentemente pacífico. Le pregunté: ‘¿Cuánto tiempo hasta que obtengamos los resultados?’ cuando el transporte lo llevó en. ’30 minutos ‘.

No. 3 minutos después, el mismo doctor y 3 enfermeras entraron corriendo a la habitación, ¡la puerta se abrió tan fuerte que rebotó en la pared! Las enfermeras arrancaban cuerdas de las paredes y tiraban sus pertenencias en la camilla, prácticamente corriendo por la habitación. Ray, obviamente preocupado, dijo: ‘Vaya, ¿qué está pasando?’ El médico, sin siquiera mirarlo a él ni a mí, solo a la cama, dijo: ‘Encontramos una masa’. Ray pregunta: “¿Qué tan mal?”. El médico dice: ‘Es el más grande que he visto’. Dio media vuelta y salió de la habitación y nunca más lo volvieron a ver.

Fue entonces cuando comenzó nuestro viaje. Pasé de ser una ama de casa normal de 26 años a ser esposa y cuidadora. Los siguientes 3 años y 3 meses fueron nada menos que una montaña rusa de emociones, preguntándose si se despertaría a la mañana siguiente.

Cortesía de Krystal Rotolo

El 9 de octubre, Ray se sometió a una cirugía de 14 horas para extirpar el tumor. El tiempo se detuvo. Inundado de emociones, no salí de esa habitación. No pude. No podría decirte lo que estaba pensando, sintiendo o haciendo, pero sí podría decirte cuáles eran sus signos vitales. En nuestro cuarto aniversario de bodas, pasé el día cuidando al hombre que amaba más que a la vida misma, sin saber si alguna vez se despertaría, y si lo hiciera, ¿sería mi mismo Raymond? Aprendí muy rápido qué eran todas las máquinas y por qué eran necesarias, y qué medicamentos estaba recibiendo y por qué. Ray despertó a su estado normal la mañana del 14 de octubre, mi 27 cumpleaños. Unos días después, nos dieron el diagnóstico definitivo. Ependimoma anaplásico de grado 3, cáncer de cerebro y muy raro en adultos.

Cortesía de Krystal Rotolo

Ray fue dado de alta a casa el 15 de octubre y siguió con 10 semanas de terapia de protones en un centro que, menos de 2 años antes, Ray había ayudado a construir como electricista. Seguimos viviendo la vida lo más normal posible. Ambos volvimos al trabajo, viajamos y nos amamos más y más profundamente. Ray nunca se enojó, nunca se enojó. Siempre decía: ‘Es lo que es y no puedo cambiar nada. Solo voy a seguir viviendo mi vida. Ahora, ¿qué hay para cenar? Ja, ves a este hombre lo impulsaba la comida y la diversión. Él era el rey de los chistes sucios y tenía un ingenio sarcástico sobre él que te dejaría confundido o riendo histéricamente.

Luego, justo después de Navidad, recibimos la noticia que nadie quiere escuchar: ‘Ha vuelto’. Entonces, el 9 de enero de 2013, Ray se sometió a su segunda cirugía de resección tumoral. Los siguientes meses estuvieron llenos de citas médicas, escáneres, un viaje a Houston para ver a un especialista en su tipo de cáncer cerebral, 4 tipos diferentes de quimioterapia porque ninguno de ellos funcionó … su tumor siguió creciendo, y luego un segundo tumor correcto en el tallo cerebral.

El 26 de junio de 2014, fue intervenido quirúrgicamente para su tercera y última resección tumoral. Una vez más, salió fuerte, pero el lunes 29 de junio, Ray experimentó una migraña debilitante. Durante la semana siguiente, su madre y yo no nos separamos de él. Su salud en general se deterioró drásticamente y comenzó con alucinaciones severas. Se puso muy inquieto, la única forma en que dormiría es si tuviera que acostarme con él y frotar a la fuerza todo su cuerpo para que se calmara y solo se quedara dormido durante 20 minutos. Nunca en mi vida había tenido tanto miedo. Supliqué saber qué le estaba pasando a mi marido.

Cortesía de Krystal Rotolo

Finalmente, lo llevaron a cirugía para limpiar lo que era meningitis en los ventrículos del cerebro. Muchos médicos destacados me dijeron: “Nadie sobrevive a este tipo de infección”. Durmió durante 7 semanas, solo se despertaba aproximadamente una hora al día. Hasta que un día se despertó y, con ayuda, caminó 50 pies. Fue su fuerza pura y su voluntad de vivir lo que lo mantuvo en marcha. Durante los siguientes 4 meses tuvimos muchos altibajos.

Luego, 4 meses después del día, Ray fue dado de alta del hospital. Estaba tan feliz que lloré y luego el miedo se apoderó de mí. ¿Cómo iba a cuidar de mi esposo? Ahora necesitaba atención las 24 horas, tenía una silla de ruedas y un andador para recibir asistencia, su visión estaba comprometida, había perdido la memoria a corto plazo, sufría convulsiones debilitantes que causaron la parálisis de Todd. Se necesitó una aldea.

Mi suegra y yo teníamos un horario. Ella vino y se quedó con él los días que yo iba a trabajar. Seguí trabajando a tiempo completo y cuidando a mi esposo a tiempo completo. Ray disminuyó lentamente durante 19 meses, durante los cuales perdió toda su visión. Pasó un año de ese tiempo en la UCI o en hospitales de rehabilitación. Nunca nos apartamos de su lado. Ray nunca se quedó más de 10 minutos solo. Todo mientras trataba de aceptar el hecho de que mi esposo, a quien amo, adoro y no podría imaginar mi vida sin él, no iba a sobrevivir a esto.

Cortesía de Krystal Rotolo

En ese tiempo, la pérdida de memoria a corto plazo de Ray fue una bendición, porque vivió el momento, confundido la mayor parte del tiempo, pero yo simplemente lo supe. Durante una de nuestras estancias en un hospital de rehabilitación por una de sus debilitantes convulsiones, tuvimos una conversación muy real y actual que nunca olvidaré. Le pregunté: ‘Ray, ¿por qué te agarras tan fuerte?’ Su respuesta fue: ‘¿Cómo podría dejarte? No quiero extrañarte a ti ni a mi familia ‘. Ray pasó sus últimos meses en la casa de sus padres para poder estar con sus jóvenes sobrinas, hermanos, padres y familia todos los días.

Cortesía de Krystal Rotolo

Ray fue trasladado de urgencia a Urgencias con severos dolores de estómago, todo el tiempo haciendo reír histéricamente a los paramédicos, porque a estas alturas ya sabíamos a la mayoría por su nombre. Mientras realizaba las pruebas, Ray declinó rápidamente. Tan rápido que ni siquiera tuve tiempo de pensar en lo que realmente estaba sucediendo. La sangre de Ray resultó positiva para Sepsis y necesitaba que le administraran soporte vital. Antes de salir de la habitación, tuve que, como siempre hacía, explicarle lo que estaba pasando. Le dije: ‘Como la última vez, cariño. Lo intubarán y lo harán dormir durante las próximas 24 horas para ayudarlo a sanar. Estarás bien. Todo va a estar bien. Te amo Raymond ‘. Él asintió con la cabeza y, a través de su máscara, dijo: “Te amo más”.

Aquellos donde las últimas palabras que pronunció. Ray falleció una fría mañana de domingo el 17 de enero de 2016, rodeado de quienes más lo amaban.

Después de que Ray falleció, estaba perdido. No sabía quién era … Me dijeron legalmente que ya no estaba casada y que ahora estaba ‘soltera’. ¿Qué es ‘soltero’ cuando tengo una relación seria desde los 17? ¡Fueron 12 años de mi vida! Toda mi vida adulta. No sabía nada más, solo que ahora era una viuda de 30 años. Hice un curso de quejas de 10 semanas, pero me encontré 20 años o más más joven que todos en el grupo. Me sentí muy solo. Recibí un mensaje de texto de un viejo amigo pidiéndome que pasara el rato, así que lo hice, y esto es lo que me salvó. No tenía un buen apoyo familiar detrás de mí y la mayoría de estas personas se convirtieron en mi familia. Me ayudaron a levantarme y vestirme los sábados por la mañana y aprendí a disfrutar de la vida nuevamente. También viajé a Irlanda con mi hermano para pasar tiempo con mi hermana e hice un examen de conciencia muy necesario.

Cortesía de Krystal Rotolo

Luego, cuando menos lo esperaba, me volví a enamorar. Me conocía antes que Ray, mientras yo estaba con Ray y ahora me conocía después de Ray. Me ha abrazado mientras lloraba y me ha ayudado a preservar la memoria de Ray en nuestra casa. Se convirtió en un padrastro increíble para mis bebés peludos y me ha apoyado y amado sin cesar. Gracias, Nicholas.

En algunos de mis días difíciles, visito el banco y el árbol de Ray que le hemos dedicado; ahora está ubicado en el medio del parque Camera, donde me llevó a nuestra primera cita. Está ubicado justo donde detonaron los fuegos artificiales y ahora donde puedo disfrutarlos todos los años, con su banco en sitio directo. Camino y recaudo dinero todos los años para The American Brain Tumor Association 5k en Chicago, Team Grey para Ray, y su madre ha creado lo que se llama Ray Jay’s Blankets. Son bolsas de apoyo con mantas hechas a mano que se entregan a pacientes recién diagnosticados con cáncer de cerebro en el mismo hospital en el que Ray recibió su atención.

Cortesía de Krystal Rotolo

Desde entonces he perdido a mis dos bebés peludos, pero me da consuelo y paz saber que ahora Ray tiene a sus bebés con él todos los días. Ahora vivo mi vida no solo para mí, sino también para Ray. Este es un viaje de curación sin fin, uno en el que estaré hasta el día de mi muerte. La pérdida te cambia, después de tal pérdida no tienes otra opción que cambiar y elijo hacer que cada momento cuente y vivir mi vida cada día feliz.

Cortesía de Krystal Rotolo

No te preocupes por las cosas pequeñas, ¡y simplemente AMA! No podemos controlar lo que nos trae la vida, pero podemos aprender y crecer a partir de ella. Todavía hablo de Ray todos los días y siento en lo más profundo de mi alma que estaba destinado a estar en esa boda, no solo para ser el único amor y esposa de Ray, sino para que Ray pudiera convertirme en la mujer que soy hoy. Si no fuera por él, no sé quién sería yo, y por eso estaré eternamente agradecido por el hombre más maravilloso que jamás haya existido. Lo extrañaré y lo amaré más por el resto de mi vida “.

Desde podcasts hasta programas de video, recursos para padres y lágrimas de felicidad: únase a la comunidad de Love What Matters y suscribir en Youtube.

Cortesía de Krystal Rotolo

Esta historia fue enviada a Love What Matters por Krystal Rotolo de Carol Stream, Illinois. Envíe su propia historia aquí y asegúrate de suscribir a nuestro boletín electrónico gratuito para conocer nuestras mejores historias.

Lea más historias como esta:

Encontraron algo. No quiero arruinar tu Nochebuena ‘. Me senté con la cabeza contra el armario, arruinada ‘: la mujer pierde a su esposo por cáncer de estómago en etapa 4 después de múltiples diagnósticos erróneos, afirma que su muerte’ salvó a 3 miembros de la familia, hijas ‘

¡Estás intentando matar a mi marido! Lo “autorizaron” a irse a casa, luego se animó. Todos los ojos estaban puestos en mí. ‘: El esposo veterano fallece por’ negligencia, aneurismas ‘,’ nuestro amor no terminó en la muerte, es para siempre ‘

Brinde esperanza a alguien que esté luchando. CUOTA esta historia en Facebook para que otros sepan que hay una comunidad de apoyo disponible.